La nada despreciable cifra de un millón de trabajadores son los que no acuden a su puesto de trabajo cada día, así lo indica un estudio de Asepeyo y la Asociación para la Racionalización de los Horarios en España, ARHOE, que cifran en 8.000 millones de euros el coste directo del absentismo tanto para las empresas como para la Seguridad Social, es decir, un 5% del PIB entre costes directos e indirectos.

Aparte del impacto financiero, a nivel empresarial, el absentismo crónico o acumulado puede conllevar una disminución de la productividad y de la actividad, Europa  en el 2014  eleva al 31,6% la pérdida de productividad asociada a una ausencia no planificada frente al 15,2% a una ausencia planificada. Además de provocar un aumento del estrés y del trabajo para los compañeros y para los jefes que tengan que gestionar el trabajo acumulado debido a la ausencia esos trabajadores. Esto, a su vez, puede contribuir al deterioro de la ambiente de trabajo y a tensiones en las relaciones entre empleados.

Pero, ¿cuáles son las causas del absentismo?.El absentismo laboral no sólo depende de problemas de salud (los TME suponen el 82% de las bajas por IT), sino que está condicionado por diversos factores:

  • Aspectos del entorno, una cultura en la que no se concilia el horario de los colegios, de los organismos oficiales y públicos, etc., con el de las empresas.
  • Factores causales las visitas a médicos que son casi siempre en horario laboral, etc.
  • Falta de valoración de modelos de premios y ascensos opacos o no ecuánimes. A este respecto señalan que hay que tener en cuenta que el factor más valorado por los empleados dentro de una empresa es sentirse reconocido y recibir un trato individualizado y justo.
  • Sentirse correctamente remunerado, lo cual puede afectar a la actitud personal, así como a la relación con los empleados por posibles problemas de agravios comparativos.
  • Agotamiento por excesiva carga de trabajo.
  • Las tareas monótonas y repetitivas acaban provocando baja motivación en el trabajador.
  • El nivel de acomodación de las personas, la cual puede producir que éstas se relajen y se desvinculen de los proyectos de la empresa entrando en la apatía.
  • El estrés.

La siguiente pregunta es: ¿Cómo reducir el absentismo laboral?. Para reducir el absentismo se deben definir medidas que respondan a la realidad de la organización y que resuelvan problemas concretos de sus personas. Algunas sugerencias para disminuir el absentismo son:

  • Reducir la carga de trabajo para corregir los desajustes adaptando el trabajo a la persona.
  • Incrementar las capacidades de la persona promoviendo hábitos de vida y de trabajo saludables.
  • Jornada continua o compacta.
  • Racionalización de horarios.
  • Políticas de turnos.
  • Tratar a los empleados como personas con vida privada.
  • Programas de formación para el desarrollo de profesionales.
  • Programas de retribución por competencia.
  • Planes de incentivación y motivación.
  • Hacer más interesante el trabajo.
  • Aumentar la participación y la colaboración de los trabajadores.
  • Ofrecer retroalimentación precisa y oportuna sobre el desempeño.
  • Medidas dirigidas a solucionar gestiones cotidianas.
  • Días “sin cole”.
  • Bonificar con horas libres el cumplimiento del horario.

La aplicación de estas técnicas afecta sin duda al nivel de implicación del trabajador, ya que todas están encaminadas a desarrollar su motivación, y cuanto más motivado esté un trabajador más productivo será. Disminuir el absentismo y aumentar la productividad es posible si promueve alguna de estas medidas!!

Mónica Seara. CEO Humanas Salud Organizacional

Síguenos en @HumanasSO y participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

Haz click aquí y suscribete a nuestro blog