Soy Cristian Díaz, el alquimista de la Felicidad en Humanas Salud Organizacional y si de algo estoy convencido, es de que la transformación que nuestro tiempo le pide a las empresas es el de pasar a ser empresas que faciliten el renacer de personas más Humanas, Saludables y Felices.

Elementos al-químicos

Tienes que saber que contamos con todo lo que necesitamos dentro de nosotros para ser felices: ¡Felicidades! Ahora bien, lo que hagas con esos “elementos” es lo que te permitirá crear una vida llena de sentido, como si de la piedra filosofal se tratase.

Los alquimistas buscan desde tiempos inmemoriales conocer las propiedades de los elementos naturales que nos rodean y nos conforman para poder entender y servirse de su esencia. En sus laboratorios perfeccionaban o sintetizaban todo tipo de sustancias, metales y elementos a partir de la transformación que conseguían gracias a un profundo conocimiento del cosmos.

Conoce tu laboratorio interior: tu cerebro

Los elementos básicos con los que trabajamos todas las personas para avanzar en nuestro día a día son las emociones. Entender para qué sirven, de dónde vienen, cómo se generan, y cómo gestionarlas, nos permite aprender y avanzar en la vida siendo más libres de conducir sus efectos.

Reconocer cada uno de los tintes emocionales a través de los cuales entendemos la vida, captar cómo funciona nuestro cerebro programado para la supervivencia y no tanto para la felicidad, conocer lo que es un “secuestro amigdalar”, cómo inhibir las emociones “negativas” antes de que estas nos enajenen, diferenciar las funciones de los 3 cerebros evolutivos con los que contamos, saber que por cada cosa negativa que le decimos a nuestra pareja deberíamos decirle 5 positivas, que necesitamos unos milisegundos más para no dejar que nos corrompa el enfado, que la empatía y la compasión son las claves de la relación humana, que la gratitud es la emoción contraria al ciclo de las emociones negativas entre mucho otro conocimiento de nuestra época, nos pone delante la oportunidad de aprovechar esta metacognición para dejar de tratarnos los unos a los otros con reacciones primarias, como si fuéramos animalitos, y empezar a ser realmente Humanos.

Estrés, la plaga de nuestro siglo

Como hemos comentado en otros artículos de nuestro blog, el estrés es uno de los principales tóxicos que impregnan nuestra sociedad. Escuchar la esencia de la naturaleza, darnos un baño de bosque, aquí nos puede devolver a ese ritmo propio de los seres vivos, tranquilo y preparado para vivir el presente como el regalo que es, y no vivir en agonía como si aún estuviéramos con los leones en la sabana.

Recuerda, tu cerebro no distingue entre lo real y lo que no lo es. De ahí la eficacia del efecto placebo, las visualizaciones positivas o el estrés. El poder de la mente es muy grande pero hay que saber entrenarlo y balancearlo hacia donde nos es más útil.

El proceso transformador: El viaje del héroe

Todo empieza cuando el personaje, que siempre nos es familiar, debe abandonar su zona de confort para afrontar una situación que le reta y hace crecer para acabar volviendo a su hogar más fuerte gracias a las enseñanzas de su viaje.

Este viaje de la vida nunca será fácil. Debemos retarnos, esforzarnos y sorprendernos de lo que somos capaces de hacer aceptando que la vida es cambio y no un cambio programado. Si el momento en el que estás de tu vida es especialmente retador o especialmente agradable, tengo buenas y malas noticias para ti lector: este instante que estás viviendo ahora mismo, este instante también pasará para nunca más volver. Sólo el aprendizaje quedará.

El cosmos: nuestro Universo – Diverso

La evolución tecnológica y el mundo Global de hoy, obliga al ser humano a afrontar el reto más grande que se nos haya puesto hasta ahora por delante. Ser un único equipo, ser ciudadanos de un mismo mundo: ser Humanos.

Con mentalidades de épocas antiguas aún en la cabeza de algunos, nos encontramos con las nuevas generaciones exigiendo el alzamiento de un nuevo paradigma, uno que sepa balancear lo mejor de cada una de las diferentes generaciones que hoy componen la fuerza laboral y sepan sacar el mejor partido de la diversidad tecnológica y mundial de sus trabajadores.

Será el poder del mestizaje de nuestro tiempo el que libere el potencial creativo de un mundo plenamente interconectado. Es el momento de repensar los trabajos y la función que este tiene en nuestras vidas. La respuesta está en nuestra esencia, habrá que saber parar y escucharla para tomar las mejores decisiones. Los millennials deberán de servirse de mucha pedagogía para todo ello. “Challenge accepted”.

Mi propuesta final para ti, mi querido lector, es la siguiente: recobra aquella mirada de pillo o pilla que una vez te caracterizó, la curiosidad e inocencia pura de quien ve el mundo por primera vez, desempolva tu laboratorio interior, conócete, piensa en lo que te es útil para ser esa persona que quieres ser y lo que no y conviértete en el alquimista de tu propia felicidad, pues la transformación de esta nuestra nueva era, empieza en cada uno de nosotros. ¿Vamos?

Buenos días y feliz vida, alquimista de la era Humanas. 😉

Cristian Díaz Gifra. Alquimista de la Felicidad en Humanas Salud Organizacional

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!