Si eres un lector asiduo de nuestro Blog sabrás que más de una vez hemos hablado sobre el Modelo de Empresa Saludable y la rentabilidad de apostar por el Bienestar de las Personas. Si eres nuevo/a por aquí te recomiendo que bucees por nuestra web, estoy seguro de que encontrarás contenido muy interesante.

Ya estarás al tanto de que, a lo largo de las últimas décadas, la naturaleza del trabajo ha cambiado profundamente. La era industrial, en la que el trabajo era más estable y predecible, ha dado paso a la conocida como la era de la información y del conocimiento. En esta nueva era el trabajo ha dejado de ser estable y predecible, provocando al mismo cambios en la carga de trabajo,”…ahora hay mucho más trabajo para hacer, que tiempo para hacerlo” como nos cuenta José Miguel Bolivar en un fragmento de su libro “Productividad Personal”.

Aunque la necesidad de abordar los factores psicosociales en la gestión del riesgo laboral siempre ha estado claramente indicada en la normativa, como consecuencia de esta importante transformación del trabajo la exposición a este tipo de riesgos se ha hecho más frecuente e intensa. Las empresas siguen actuando de forma reactiva y obligadas en la mayoría de los casos.

Si por un momento las empresas se atreviesen a dejar a un lado la visión cortoplacista con la que acostumbran a pensar, verían que “la salud de su cuenta de resultados es directamente proporcional a la salud emocional de sus trabajadores“. Algunas empresas y organizaciones ya están dando pasos de gigante apostando por una estructura más alineada con el “Modelo de Empresa Saludable” en la que las personas adquieren un papel muy diferente al que tenían en el pasado.

“La prosperidad de los negocios se fundamenta mejor en la salud de los trabajadores”

                                                                                                                         Dra. Maria Neira

5 Claves para crear un Entorno de trabajo Saludable

Hace unos días, repasando una de las interesantes publicaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la creación de Ambientes de Trabajo saludables me pareció interesante comentarla en un post. En este documento, encuadrado en el Plan Global de Acción de Salud en el Trabajo, 2008-2017, la OMS analiza 5 de las Claves para crear un Entorno de trabajo saludable.

¿Estás listo/a? Llega el momento de concentrarse. Si quieres convertir tu organización en una Empresa Saludable no puedes saltarte ninguno de estas Claves ni tampoco modificar el orden de las mismas (Al final del post encontrarás un enlace donde descargar el documento original).

Clave Nº1:  Participación y compromiso de la Dirección

La primera y más importante clave para crear un Entorno de Trabajo Saludable es Aumentar el compromiso por parte de la dirección en la integración de los lugares de trabajo saludables con los valores y objetivos de la compañía.

Se trata de un aspecto no exento de dificultad y más si no eres el/la Director/a General de tu compañía. Es el primer gran escollo para lograr la transformación cultural de tu empresa. Necesitas el compromiso e implicación de los de arriba. Además, también es necesario que participen de forma activa y den ejemplo, ya que de lo contrario tu plan de acción, por muy buenas intenciones que tenga, no será sostenible en el tiempo. (NOTA: Si eres el/la que más manda lo tienes más “sencillo”. Como explica muy bien Jaume Gurt en su libro “Diseña tu Futuro“, “todo empieza por ti, debes ser el ejemplo de lo que quieres construir”.

¡Bien!! ya tienes a los capitanes del barco comprometidos y participando de forma activa. Ahora es el momento de buscar a la tripulación, ellos serán tus aliados. Moviliza a las principales partes interesadas (p.e: líderes de alto nivel, líderes sindicales, líderes naturales…) y podrás pasar a la clave nº2,

Clave Nº2: Involucrar a los trabajadores y sus representantes

Puedes caer en el error de pensar que si has logrado implicar a la dirección esta va a ser pan comido. No subestimes a los pasajeros del barco o de lo contrario no te prestarán atención. Haz que participen activamente en cada paso del proceso, desde la planificación hasta la evaluación. Ten en cuenta sus opiniones e ideas. Recuerda que lo haces por ellos, por su bienestar ¿cómo justificarías dejarlos a un lado?

Ellos por su parte han de entender que la prevención de verdad empieza por cada persona que pertenece a la organización, sin importar el puesto que ocupa. Tienen que ver que la prevención es buena para su propia salud y para la de su familia. Tienen que sentir que son el centro de la estrategia.

Clave Nº3: Ética y Legalidad Empresarial.

Es un imperativo moral y por tanto cuestión de ética para las empresas crear un ambiente de trabajo que no haga daño a la salud física o mental, a la seguridad y el bienestar de los trabajadores. Por otro lado, no actuar en contra de la Ley es otra gran razón para prestar atención a la salud organizacional. Esta clave no deja lugar a dudas, si las hubiera seguro que nuestro Filósofo, Vidal Garrido, nos ayudará a crear claridad.

Clave Nº4: Uso de un proceso sistemático e integral

Una vez contamos con los capitanes, tripulación y pasajeros el barco puede empezar a navegar. Eso sí, tenemos que tratar de asegurar la mejora continua y la eficacia de nuestro sistema. En una de las entrevistas de nuestra sección #DirectivosConAlma, María Botana describe a la perfección en que consiste la esencia de esta clave:

“El proceso de transformación no es simple ni intuitivo. Cada organización debe analizar cuidadosamente su situación actual y dónde quiere verse a medio y largo plazo. Se trata de un proceso que requiere recursos y en el que seguramente se identifiquen barreras, que a priori una nunca se imaginaría. Se trata de un proceso de aprendizaje en el que se debe encajar y conectar con las personas y tratar de generar comunidad, utilizando la salud como herramienta de humanización”

Podría añadir más y sin embargo no lo diría mejor. Gracias María 😉 No te pierdas el resto de su entrevista!!

Clave Nº5: Sostenibilidad e Integración.

EL ciclo de mejora continua, PDCA, te permitirá pasar al siguiente nivel cuando alcances un estándar de calidad. Cuando buscas la excelencia es necesario encontrar las mejores acciones y medirlas para saber si están funcionando. No se trata de medir sólo el rendimiento financiero, sino también el conocimiento, procesos internos de negocio, así como el aprendizaje y desarrollo profesional de los empleados para asegurar el éxito empresarial a largo plazo.

¿Te has preguntado alguna vez que peso tienen los intangibles en los resultados de tu organización? Deduzco que mi compañera Marta Gascón nos podría dar más de una masterclass sobre esta última clave. Las empresas necesitan, más que nunca, personas que midan porque se pueden hacer las cosas para tomar las mejores decisiones.

Cultura preventiva, más allá de la exigencia legal

Actuar de manera responsable ya no es una opción sino más bien una obligación para las empresas. Cuando das la importancia que se merece a la Salud Organizacional estarás en situación de obtener una ventaja competitiva mucho mayor que con cualquier otra área empresarial -finanzas, marketing, estrategia-.

En Humanas a logrado reunir a todo un equipazo de profesionales, que comparten valores y visión, para ayudarte y acompañarte en este difícil proceso de transformación. Nuestra apuesta es una apuesta por el Bienestar, la humanización del ecosistema empresarial y la transformación cultural. ¿Te acompañamos?

*Como te había prometido, aquí puedes DESCARGAR el documento original de la OMS que ha servido de inspiración a este post.

Javi Martínez. Socio Director Humanas Salud Organizacional

Síguenos en @HumanasSO y Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!