Hoy nuestros amigos de Okodia nos cuentan algunas curiosidades sobre el día del libro y las traducciones literarias:

Abril, libros mil. Al menos esto es así desde que empezamos a celebrar el Día del Libro allá por el año 1926 del siglo pasado, no ha llovido…

La historia del nacimiento del Día Internacional del Libro es muy curiosa: en 1923 uno de los muchos traductores profesionales valencianos que en aquel entonces vivían en Cataluña –Vicente Clavel Andrés- propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona que se dedicara el día del fallecimiento de Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega a conmemorar la importancia de las letras en el mundo.

Después de tres años de debate palaciego, Clavel ganó la partida y el día 23 de abril de cada año se reservó para celebrar nuestro amor por las letras tanto en su idioma original, como en los magníficos servicios de traducción ofrecidos por los traductores profesionales especializados en literatura universal, fantástica, infantil, de terror…

Esta es solo una curiosidad del fascinante mundo de la literatura, pero hay muchas más… ¿Quieres que te contemos algún ejemplo? ¡Perfecto, sigue leyendo!


El increíble caso de Oliverio Twist y otros títulos creativos

La traducción de los títulos de los libros siempre ha dado muchísimo juego en los debates entre los traductores profesionales que se dedican a la traducción literaria: ¿el título es intocable? ¿Se puede reinterpretar? ¿Se puede cambiar por completo?

Bonita discusión que ha dado pie a multitud de recopilaciones – y alguna carcajada- de títulos de libros mejor o peor traducidos. 3 ejemplos:

  1. “Oliverio Twist”, de Carlos Dickens

    La obra maestra de Charles Dickens se editó durante muchos años en España con una traducción bastante patriota, una traducción literaria en la que los anglicismos no eran bienvenidos ni en el título ni en el nombre del escritor. Así, hasta los años 80 del siglo pasado el “Oliverio Twist” del bueno de Carlos Dickens fue publicado con este título por varias casas editoriales entre ellas la del famoso Calleja, ya sabes: el de los cuentos.

  2. “Harry Potter and the half-blood prince”

    Si hablas un poquito de inglés, seguro que sabes traducir literalmente el título de una de las obras más obras de J.K Rawling: “Harry Potter y el Príncipe Mestizo”. ¿No te suena este título? Normal. En España los servicios de traducción de la editorial de turno borraron de un plumazo el feo apelativo “mestizo” (half-blood) y se inventaron el rimbombante título “Harry Potter y el misterio del príncipe”. Y luego dicen que los traductores profesionales no son creativos…

  3. “Hombres que odian a las mujeres” o “Los hombres que no amaban a las mujeres”

    No se puede culpar de literalidad a los traductores profesionales que se encargaron de traducir al castellano la famosa saga Millenium de Stieg Larsson. La primera parte se trasmutó del sueco “Hombres que odian a las mujeres “al castellano “Los hombres que no amaban a las mujeres”. La segunda entrega publicada en sueco como “La mujer que jugó con fuego” se tradujo al castellano como “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” (largo ¿eh?).

    Por último, el tercer título metamorfoseado por los servicios de traducción españoles pasó del sueco “El castillo de aire que explotó” al castellano “La reina en el palacio de las corrientes de aire”. Si así se cambiaron los títulos ¿te imaginas cómo cambió la traducción del libro en sí?

Y estas son algunas de las curiosidades literarias que hemos recogido en Okodia, una agencia de traducción en Barcelona, para celebrar el día del libro, y evidenciar la importancia de una buena traducción para entender la pureza de los contenidos.

Por eso mismo, ahora que recientemente ha salido el libro de Mónica Seara, Creando Empresas Humanas, con una temática tan fascinante sobre el mundo de la empresa, os invitamos a que nos indiquéis en qué idioma os gustaría verlo traducido, y así nosotros nos pondremos manos la obra, para que podamos humanizar no sólo empresas en lengua castellana, sino muchas más en otros países de distintas lenguas!

Ah! y no os olvidéis que hoy podéis encontrar a nuestra amiga firmando libros en la parada de Códice, frente al Palau Robert. Os esperamos!

¡Feliz día del libro!

Rocío González. Okodia. Grupo Traductor

 

Follow @HumanasSO

¿Te ha parecido interesante este artículo?
Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!