En el post de esta semana os presento un acercamiento a los valores de los millennials. Esta forma de pensar propia de la nueva concepción del trabajo que han traído los millennials consigo, y es que, aunque se atribuya a los nacidos entre 1982-2004, responde a una manera de concebir el trabajo con el que personas de otros grupos etarios también se sienten representados y la promueven.

¿Llevas un Millennial en tu interior?

Los millennials tenemos todo un conjunto de valores comunes que dan sentido a nuestra forma de entender el mundo, expectativas, comportamientos, forma de relacionarnos, etc., que son fruto de crecer en el mismo contexto generacional socio-económico de crisis durante la adolescencia y la primera fase adulta. Hoy comparto con todos vosotros uno de los pilares y más importantes valores de mi generación, la libertad entendida a nivel millennial 2.0.

Sí, esto no tiene nada de nuevo, no somos más libres que los hippies que vivían y creían en el amor libre. La diferencia es que este valor típico de la juventud como reacción a un tiempo de crisis y represión, se ha expresado en nuestra generación de una manera que condiciona nuestra manera de escoger el futuro y marcar un ritmo acelerado de cambio en el mundo, gracias a la revolución de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Hemos empezado a abandonar todo aquello que nos ata: casa, trabajo fijo, tener un coche, atrasamos el tener familia, hijos… ¿Por qué?

Valores de los Millennials

Hemos crecido en un contexto muy encorsetado, muy ligado a la incertidumbre, al conformismo y al color gris. Se nos marcó un camino muy definido, como un túnel por el que la sociedad te hacía pasar: estudia tú que puedes, busca un trabajo fijo que te dé de comer, sé práctico, hay mucha competencia ahí fuera, busca constantemente la seguridad, es el único modo de vivir tranquilo…

Y en cambio abrazamos aquello que es fugaz pero intenso, que nos hace sentir vivos y felices: viajar, experiencias únicas (p. ej.: actual proliferación del smartbox), ayudar a los demás, ser útil para la sociedad dotando de sentido nuestra acción en el mundo, queremos sentirnos vivos. Para no atarnos a nada compartimos: casa, coche, tiempo, dinero, lugar de trabajo…  Queremos disfrutar de las cosas. No tenerlas.

En el viejo paradigma se nos exige mucho por poco. La eterna contradicción de deber tener mucha experiencia cuando la titulación requerida no te lo permite. También optamos a sueldos muy bajos, con lo que hemos aprendido a vivir con poco, muy poco. Eso ha hecho que nuestra relación con el dinero, el valor que le damos sea muy diferente. Hemos conseguido disfrutar de vivencias que no conllevaban mucho gasto.

El mundo global que ahora se abre ante nosotros, mercados donde se negocia absolutamente todo del contrato laboral, no hace más que reforzar que hay un lugar para cada uno sobre la tierra y que de poco sirve quedarse en tu pequeña área local si no te encuentras bien allí. Cuando te das cuenta de lo grande que es el mundo y todo lo que nos puede ofrecer para nuestro aprendizaje, crecimiento y felicidad, empieza el efecto Wanderlust, nostalgia de lugares nunca visitados. Una aventura, un crecimiento personal.

Los Millennials en el trabajo

¡La generación mimada quiere cambiar el mundo!

Es por todo esto que cuando contratamos un millennial debemos darle su espacio y autonomía para que nos dé lo mejor que puede aportar, su capacidad creativa, innovativa y de hacer las cosas con pasión de corazón y por tanto de gran calidad Humana diferenciadora. Cuando un millennial siente coartado este valor, siente una tensión que le hace plantearse si vale la pena con perspectiva futura ceder a ese fragmento de libertad o es mejor pasar al siguiente proyecto.

Se acabó el vivir para X, para Y y para Z… el futuro es ahora y ser auténtico a cada instante es el más bonito de los proyectos. Encontremos nuestro eje, vayamos por el mundo conectado a lo que nos dicen nuestros  ejes, “axios”, de origen griego que a su vez significa valores.

“La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento”

La era de los emprendedores

Según la compañía Odesk, el 58% de los millennials se consideran emprendedores. Esto se debe a que prefieren trabajar donde quieran, cuando quieran (trabajan mejor de noche que las anteriores generaciones), trabajan en lo que más les interesa y pueden viajar mientras lo hacen.

Es por todo esto que no somos fieles a nuestras empresas, más bien lo contrario. Aunque nos guste nuestro trabajo no deberíamos pasar más de 2 años en el mismo puesto, conviene seguir creciendo y conociendo otras realidades que nos fortalezcan y nos enseñen quienes somos de verdad. Somos actores activos de nuestras vidas.

Nómadas del conocimiento

Ejemplo de todo esto que venimos diciendo son los Knowmads: los nómadas del conocimiento. El concepto fue ideado por John Moravec  para describir a los trabajadores nómadas del conocimiento y la innovación de nuestro tiempo. Este perfil de trabajador se caracteriza por ser innovador, imaginativo, creativo, capaz de trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y lugar. El valor de un knowmad viene dado por su conocimiento personal, por el valor que pueda aportar en un conocimiento concreto.

Este perfil va creciendo mientras aprende de ir participando en diferentes proyectos ayudando a diferentes equipos. Se integra y ayuda en la consecución de un proyecto concreto, pero en cuanto termina el proyecto parte hacia otra nueva aventura que le aporte nueva experiencia.

Como vemos, ha llegado el momento de la generación que quiere crear el nexo entre trabajo y libertad para ser feliz mostrándose como uno es. Esto no es un trabajo fácil, y necesitaremos de mucho tiempo y educación para poder conseguirlo, pero ya oímos a las nuevas incorporaciones, la generación Z, que no se conformarán con menos.

Cristian Díaz Gifra. Alquimista de la Felicidad & Psicólogo en Humanas Salud Organizacional

Síguenos en Twitter Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

Suscríbete gratuitamente a nuestro Blog

Suscripción