Conocí a Raphael recientemente, en Marzo del 2017 en un evento de W360. Tenía curiosidad por ver a un banquero reconvertido que habla en su libro, el turbocapitalismo, de propuestas para una economía más Humana.

Todo lo que lleva la palabra Humana me interesa, y humanizar la economía es un pilar más para construir un mundo más humano, así que me gustó su exposición, su libro y estoy agradecida, tanto a él como a su mujer Verónica, de que participen con su visión en esta entrevista, aquí os la dejo.

1. ¿Qué es para ti una empresa saludable?

Al margen de otras cuestiones, aquella que favorece un buen ambiente laboral, que mejora la seguridad del trabajador respetando la prevención de riesgos, protege la salud y fomenta el bienestar.  Además, debe haber sentimiento de equipo y unos lazos de comunicación óptimos, a nivel profesional y personal.

2. ¿Son las empresas Saludables más Humanas?

Sin duda. Lograr una cohesión entre sus integrantes es fundamental para mejorar el rendimiento y conocer por otro lado las inquietudes y necesidades de las personas que forman parte de la plantilla.

3. ¿Por qué es importante para las organizaciones pensar en este tipo de modelos de gestión justo ahora?

Hay estudios que reconocen que se mejora el rendimiento de la empresa, su imagen, se reducen las bajas por enfermedad y los picos de stress. Recordar que incluso la UE, AENOR, TÜV Rheinland reconocen con una certificación a las empresas que adoptan este modelo de gestión de Empresa Saludable.

4. ¿Qué beneficios crees que aporta el modelo de empresa saludable en las organizaciones?

De alguna forma facilita el rendimiento. Un buen ambiente laboral, lejos de “automatizar” la gestión, la vuelve más humana y todos se implican más, sienten la empresa como algo suyo, y su labor, como parte importante del engranaje de funcionamiento.

5. Las empresas deben buscar un equilibrio entre el desarrollo del negocio y el crecimiento de las personas ¿Cuál crees que es el principal freno de las empresas en este sentido?

Tal vez la deshumanización o falta de conexión con la realidad del trabajador de base, de su día a día. En ocasiones, la frialdad de la estadística de rendimiento o de resultado, hace primar el aumento de resultados a corto plazo en detrimento del confort laboral.

6. ¿En qué punto se encuentran las empresas en actualidad?

Bueno, es difícil generalizar dado que hay tantas empresas como sectores de actividad. Y dentro de cada sector, hay empresas de distintos tamaños, con entornos de proyección también muy distintos. Creo que todas se hallan en pleno esfuerzo de recuperación, o de estabilización, tras una crisis muy dura que aún no ha desaparecido.

7. ¿Hasta qué punto es saludable su empresa?

Mi empresa,  tal vez no debiera denominarla así… creo que somos más bien un equipo cohesionado, con ilusión común en desarrollar nuestros proyectos.  Podría definirla mejor como una pequeña familia, en la que todos tienen su papel y las preocupaciones son comunes, a nivel profesional. Y personal!

8. ¿Confías que la transformación de la empresa hacia una cultura saludable es posible?

Sí, totalmente. Y además necesario. Como ya he dicho, al final se optimizan los resultados por la implicación de todos.

9. ¿Cuáles son los valores y principios éticos que debe tener una empresa en el nuevo paradigma?

Seriedad, profesionalidad, empatía…y evolucionar para mejorar.

10. ¿Cómo debe ser un “líder saludable”?

Debe ser cercano, abierto de miras y no desechar ideas innovadoras que pueden mejorar el rendimiento de la empresa y el ambiente laboral.

Raphael Nagel – Fundador de Fundación Nagel

¿Quieres volver a la zona de Entrevistas?