No es fácil. No lo es. Encontrar a un profesional del campo que sea, que ponga en segundo plano de relevancia aquello con lo que intenta cambiar el mundo, no es habitual. No lo es. Sin embargo, en mi caso, como ingeniero salubrista, no hay otra forma honesta de hacerlo si quieres sentar las bases de un debate entre la persona que lea esta entrada y su entorno, aquel en el que deseo impactar.

Hace tiempo ya, ni mucho ni poco porque nada hay más relativo que el tiempo, que me dedico a la salud y que junto con una doctora en medicina, luchamos por cambiar los hábitos de las personas para mejorar su salud. Esta misión, aunque parezca increíble es realmente una lucha. Las personas, generalmente, colocamos antes barricadas que alfombras en las cuestiones relativas a nuestra salud.

No existe, increíblemente, objetivo más difícil que cambiar los hábitos de las personas para mejorar su salud, los humanos somos así, somos teóricamente seres racionales, sin embargo, en ocasiones parece que es justo lo contrario y la salud es una de estas. Parecemos más bien seres irracionales, y digo parece, porque hay mucho que aprender al respecto de la previsibilidad de nuestra irracionalidad (leer y seguir a Dan Ariely tiene efectos secundarios absolutamente recomendables) y con ello hay que contar siempre porque como afirmo en el título de esta entrada, tú, una persona, sí eres el principio y el fin de todo y, por ende, de la salud. La tuya y la de los demás.

En este punto del artículo es posible que quien lo esté leyendo se empiece a cuestionar la supuesta honestidad del autor, ya que aún no se ha acercado ni de lejos a los dos primeros conceptos que se mencionan en el título que da nombre a esta entrada: tecnología y gamificación. Dos palabras, más la primera que la segunda, en la boca de todos aquellos que buscan soluciones a problemas hoy en día. Tan manidas como en ocasiones pervertidas, y lo dice alguien que es ingeniero informático especializado en soluciones de “ludificación”, la palabra que debería usarse según la Fundeu para referirse a las iniciativas que pretenden la motivación a través de la diversión en ambientes no propios para ello (la Real Academia Española aún no reconoce ni gamificación ni ludificación).

Actualmente se confunden los medios con los objetivos,. Tanto mi socia en Healthy Blue Bits, la doctora M.Ángeles Medina, como yo, creemos firmemente en el  empleo de la gamificación y las “nuevas” tecnologías, como herramientas para la mejora de la salud de las personas, tanto es así que nos unimos para crear este proyecto inicialmente con esas herramientas como principal arsenal, sin embargo, son herramientas necesarias pero no suficientes y baso esta afirmación en la amplia evidencia científica que existe al respecto. Ninguna herramienta, per se, es garantía de éxito sin la colaboración de aquellas personas que las emplean y sobre las que impactan.

Nosotros hemos desarrollado un ecosistema de soluciones eHealth interconectadas que aportan valor a todo aquel que las emplea, desde el CEO  de una compañía hasta a las familias de cada persona que trabaja en ella. ¿Cómo? A través de la motivación que logramos en personas como tú gracias al trabajo conjunto de nuestros profesionales y profesionales como los de Humanas, con los que trabajamos como un único equipo, y al empleo de nuestras soluciones tecnológicas gamificadas… ¿Es esto un contrasentido? No, al revés, refuerza todo lo anteriormente dicho.

Gracias a nuestras aplicaciones móviles conectamos a personas y les damos un argumento para compartir vivencias y experiencias asociadas a la actividad física, personas de diferentes edades, tempranas y adultas, niños y mayores, logrando con ello dotar de un componente emocional a la fría tecnología y les convertimos en activos de salud mutuos, les hacemos ejemplos y referencias para otros y, en paralelo, les proporcionamos información válida y asesoramiento para lograr superar juntos sus retos relacionados con su salud, según su estado particular inicial. Mejoramos su salud y, en paralelo, a su organización, le proporcionamos información válida que les ayude a tomar decisiones que favorezcan que este proceso sea más fácil, rápido y eficiente.

Lograr este objetivo con un mensaje único es muy difícil, por no decir imposible, a cada persona hay que llegarle con unos argumentos, a un niño con una historia donde la salvación del planeta depende de él y de las moléculas salvadoras que libera al hacer ejercicio, y a un mayor, con el contagio de la emoción de sus pequeños y con la posibilidad de ser mejor en su trabajo, todo el mundo quiere ser mejor en lo que invierte su tiempo cada día. Los humanos tenemos gen competitivo hasta para con nosotros mismos y, si sabemos como aprovecharlo (llevamos años en ello, no lo dudes), será uno de nuestros mejores aliados.  

A cada persona hay que desatarla y acompañarla en la travesía desde el esfuerzo diario, el que hay en el corto plazo, hasta el punto de no retorno a partir del cual se empieza a recoger lo sembrado. Nadie olvida cómo montar en bicicleta o andar y deja de hacerlo, sin embargo, todos sufrimos al inicio. Una vez cada persona descubre que con una mejor salud física y mental todo es más fácil y rápido, principios de la productividad, difícilmente querrá abandonar el sendero que le llevará hacia una vida más feliz y completa, tanto en el ámbito personal como en el organizacional.

Por todo lo anterior, te invitamos a creer en ti y a dejarnos que te ayudemos a ayudar a otros, con nuestra tecnología y nuestros conocimientos de gamificación, con nuestros compañeros de Humanas Salud Organizacional pero sin dejar de poner en el primer plano a las personas que son nuestro principio y fin. Es por tu salud y la de tu organización, conseguirlo será mérito de todos.  

Manuel Escobar. Co Founder Healthy Blue Bits

 

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!