La tendencia al alza en los últimos años del absentismo, de las empresas Españolas, parece que es aceptada como algo positivo, muchas de las notas de prensa y comunicados por parte de la clase política declaran este hecho como una evidencia de que salimos de la crisis, y bueno, considero que no es un planteamiento muy acertado utilizar el indicador del absentismo para referirse a la salida de la crisis, es más, sectores como el de la construcción si cabe, aún siguen atravesando una gran crisis, por mucho que se hayan internacionalizado saliendo a coger obra a otros países no pintan buenos tiempos para la obra civil.

Con todo, cada sector tiene sus peculiaridades, por lo que generalizar que salimos de la crisis gracias a los datos del absentismo me parece grave. Ahora bien, lo que sí pone de manifiesto la crisis ha sido el empeoramiento en las condiciones laborales, inseguridad en el empleo, sueldos precarios, contratos aún más precarios, recortes de personal, recortes en el sueldo (con lo cual los que quedan asumen más trabajo y con peores condiciones económicas), desaparición de muchas empresas, endeudamiento de muchos empresarios y autónomos. …y todo ello a dónde nos lleva, pues sí, a ese aumento descomunal de los riesgos psicosociales, que dan como resultado el aumento del absentismo.

¿Cuántas personas pierden la salud en sus trabajos?

No nos engañemos, siempre nos encontraremos al absentista profesional, este post no está escrito para ellos, está escrito para el grueso de la gente que ya no puede más, que está quemada…porque que nuestros niveles de absentismo sigan subiendo, según AMAT en el 2016 un total de 913.019 trabajadores, el 5,67% del total de ocupados, faltaron algún día a su puesto de trabajo. O lo que viene siendo un coste de absentismo de 75.875 M€, un 23,62% más que en el 2015, dato que nos revela que la gente está mal.

Por eso digo que me parece grave y ridículo no estudiar qué sucede, y quedarse tan tranquilos diciendo que ¡es un indicador de la salida de la crisis, olé! ¡Viva el iluminado! Que la gente falta a trabajar porque está enferma, que sí, habrá alguno que no vaya a trabajar porque no le salga de ahí, pero arañemos en el origen del absentismo, busquemos las causas, ocupémonos de esas personas que están perdiendo la salud y no pueden acudir a su trabajo, o aún más grave, ¿cuántas de ellas pierden la salud en sus trabajos? Porque entre el entorno VUCA que nos toca vivir a todos, empresarios y empleados, más las condiciones cada vez más precarias o los que tienen buenas condiciones igual viven en un avión la mitad del año, ¿creen que eso es sano, saludable? Las estadísticas lo que muestran es que cada vez enfermamos más, y el estrés nos está devorando, sí, el estrés no será la causa de tu muerte, éste sólo es el detonante de un infarto, embolia, accidente mortal y muchas otras enfermedades. Es más, si no hacemos nada la ansiedad y la depresión serán en el 2020 la principal causa de baja laboral en las naciones desarrolladas y la segunda enfermedad más prevalente en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud. ¿Seguiremos pensando entonces que la crisis está superada?

Cómo puede mejorar una empresa su gestión del absentismo, o, mejor dicho, qué puede hacer para que su gente no enferme. Apostar por una empresa saludable nos ayudará a conseguirlo, y aquí te presento 5 claves para reducir el absentismo:

1- Mejorar los factores organizacionales:

a) Estilo de management

b) Clima laboral

c) Ajustar la carga de trabajo y reparto de tareas

d) Autoconocimiento de la propia organización, estado de salud de la misma

2- Aumentar la motivación y compromiso de los trabajadores:

a) Flexibilidad real que permita conciliar

b) Retribución flexible

c) Incrementar las habilidades de la persona, formar a los trabajadores

d) Gamificación

e) Planes de carrera

f) Posibilidad de promoción

3- Tener en cuenta los factores personales (actitud ante el trabajo, circunstancias familiares, etc.):

a) Desarrollar un sistema de comunicación entre el equipo de trabajo que ponga en conocimiento de las tareas a desarrollar de cada uno. Este paso ayuda a combatir los efectos negativos que derivan en absentismo, ya que cuando esto ocurre los trabajadores en plantillas han de reorganizar su agenda para que no afecte a la productividad de manera agresiva.

b) Ofrecer retroalimentación precisa y oportuna sobre el desempeño: El no reconocimiento del trabajo es una de las causas más comunes del absentismo laboral. Si se trabaja sobre este aspecto y se proporcionan recompensas por las tareas bien hechas se puede dar un impulso a la implicación del empleado.

c) Permisos, ofrecer flexibilidad.

d) Aportar valor al trabajo realizado, la misión y sobre todo valores de la empresa cuanto más alineados estén con los del trabajador mejor para todos.

e) Remuneración acorde a la valía

4- Mejorar los factores relacionados con la calidad laboral (monotonía, falta de expectativas, estrés laboral):

a) Generar expectativas de estabilidad que impulsen el compromiso impulsando la responsabilidad, los valores, el orgullo y la dedicación a la misma. De esta forma los trabajadores sentirán la empresa de forma más cercana y actuarán de forma consecuente con la misma.

b) Humanizar la empresa por parte de los mandos intermedios y superiores. Valorar el trabajo del empleado en la empresa.

c) Comunicación de los objetivosde la empresa a todos los niveles de la organización, haciendo constar la aportación de cada nivel y su relevancia para el logro de los objetivos comunes.

d) Hacer más interesante el trabajo, esta tarea, aparentemente tan complicada, se puede llevar a cabo de forma sencilla ofreciendo al trabajador la posibilidad de realizar tareas variadas para que no caiga en la monotonía y otorgándole una mayor autonomía.

5- Dar importancia a la Vigilancia de la salud, que es donde tendremos los indicadores para mejorar realmente la salud de nuestros trabajadores:

a) Implantar una política de asistencia sanitaria que agilice la atención médica a los empleados y gracias a ello reduzca el número de días y horas de absentismo por enfermedad.

b) Agilizar las pruebas diagnósticas.

c) Planes de prevención de lesiones musculares por puestos de trabajo.

d) Mejorar la Gestión de la reincorporación al trabajo tras una baja laboral de larga duración

e) Acciones que promuevan los hábitos saludables

El absentismo laboral no sólo depende de problemas de salud (los TME suponen el 82% de las bajas por IT), sino que está condicionado por diversos factores. Para reducir el absentismo se deben definir medidas que respondan a la realidad de la organización y que resuelvan problemas concretos de sus trabajadores. ¿Necesitas ayuda para reducir el absentismo de tu empresa?

Mónica Seara. CEO Humanas Salud Organizacional

Síguenos en @HumanasSO y Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!