Cristian Diaz

CRISTIAN DÍAZ

“There is no way to happiness. Happiness is the way”  

(Thich Nhat Hanh)

Sobre Cristian Díaz

Hola, me llamo Cris y soy de Barcelona. Por elección vocacional, trabajo en el ámbito organizacional ayudando a la gente a sacar su máximo potencial, desarrollando todo tipo de habilidades y competencias. Por este motivo estudié un máster internacional en Psicología de las Organizaciones en la Universitat de Barcelona.

Por otro lado, me encanta aprender idiomas y viajar. Curioso por naturaleza, disfruto aprendiendo de los demás mientras me pongo en constante desafío de crecimiento. He vivido en 4 países y hablo 7 idiomas. Considero que los idiomas son llaves a otras culturas, expresiones humanas y maneras de entender el mundo. Mi sueño es llegar a fusionar mis dos pasiones, a través de la formación. Me embarqué en la aventura Humanas con muchas ganas de poder colaborar en hacer las cosas de un modo Humanista y sostenible para todos.

Después de 7 años de Universidad, salí con ganas de comerme el mundo y ponerme a trabajar en algo concreto y práctico, pero muchas puertas se me cerraron por ser “demasiado joven”. En ese momento en que no conseguía poner en valor mi formación y pasión, Humanas confió en mí  dándole la vuelta al hecho de ser “inexperto” por el de ser brillante y apasionado en lo que hago. Las coincidencias no existen, y este flechazo será fructífero para la felicidad de muchas personas.

¿Cómo has llegado a Humanas?

Buscando mi primera oportunidad tras acabar la universidad, encontré “casualmente” un proyecto innovador con el afán de mejorar la vida laboral de los trabajadores. Humanas lo conforman personas altamente comprometidas y preparadas que buscan dar lo mejor de ellas en beneficio de la próxima revolución en las Organizaciones. Viendo todo el bien que se persigue en el proyecto Humanas, me enamoré de él al instante.

¿Qué es lo que te motiva?

Me motiva el proyecto en sí desde sus valores hasta sus objetivos específicos, ya que tiene por cometido el hacer que el trabajo sea un medio social saludable y feliz a la vez que competitivo. También me motivan las personas que hacen posible Humanas, personas 100%  comprometidas con la misión, que se entregan en cuerpo y alma al proyecto. Finalmente, me motiva igualmente el trabajo que desarrollo como Alquimista de la Felicidad, el cual me permite disfrutar del despertar del potencial de las personas con las que trabajamos. A este cambio, el diccionario de la RAE lo define como “Transmutación maravillosa e increíble” o Alquimia, que  en este caso se aplica a los seres Humanos en toda su grandeza.

¿Por qué crees que esta aventura tiene sentido?

El futuro pertenece a las empresas Humanas. De hecho, estoy convencido de que éstas organizaciones saludables son las únicas sostenibles a largo plazo. El buen producto y/o servicio pasa por tener unos Humanos con Recursos (HHRR)  felices, que trabajen sabiéndose productores de valor y merecedores de respeto y valor. No olvidemos que, mientras los productos pueden ser copiados, nunca encontraremos dos personas iguales.

Zona Equipo de Humanas