La importancia de una vida físicamente activa es conocida por todos, sin embargo según una encuesta del IND realizada el 2012, el 82.7% de nuestra población es sedentaria (ejercita menos de 3 veces a la semana) y de estos, el 70,6% son inactivos (no ejercitan).

Razones para esto hay muchas, pero la de más peso fue la siguiente:

“49,9% de aquellos que afirman no realizar actividad física ni deporte, aseguran que esto se debe a la falta de tiempo”. 

Esta información hizo que me cuestionara lo siguiente:

  1. ¿Como será la vida de aquellos que no hacen deporte por falta de tiempo?
  2. ¿Tendrán conciencia de que, a pesar de no tener tiempo en la semana para ejercitarse,de todas maneras, pueden tener una vida que yo llamaría “CONSCIENTEMENTE ACTIVA” ?
  3. ¿Responderían afirmativamente las siguientes preguntas?:
  • ¿Siempre usas el ascensor, independientemente del numero de pisos que vayas a subir?
  • ¿Usas el coche cada vez que debes desplazarte, independientemente de la distancia que vas a recorrer?
  • ¿Siempre tratas de estacionarte cerca de la entrada del lugar al que te diriges?
  • ¿Evitas las escaleras?
  • ¿Te quejas cada vez que debes caminar más de lo que tenias previsto?
  • ¿Los fines de semana prefieres quedarte en la casa?
  • ¿Tu mejor panorama es ver en películas?
  • ¿Evitas estar parado?
  • ¿En la oficina estas sentado todo el tiempo?
  • ¿Cada vez que puedes le pides a otros que te traigan las cosas que necesitas?
  • ¿Prefieres que alguien meta y/o saque del coche las bolsas del supermercado por ti?

Si ese es tu caso, eres lo que yo llamo “INCONSCIENTEMENTE INACTIVO”, ya que al parecer, no te has dado cuenta de que a pesar de no tener tiempo para hacer deporte, durante el día tienes muchas oportunidades para realizar actividad física y las desaprovechas por falta de conciencia.

Cómo? te preguntarás tu, bueno, para eso te ofrezco algunas ideas:

  • Elige las escaleras para subir caminando hacia los pisos 2, 3 o 4 en vez del ascensor.
  • Camina o anda en bicicleta cada vez que la distancia que necesites recorrer sea menor a 6 u 8 manzanas.
  • Prefiere estacionarte lejos de la puerta de entrada al lugar al que te diriges.
  • Asume el reto de subir todas las escaleras que puedas aunque lo hagas muy lentamente.
  • Los fines de semana destina tiempo para salir a caminar o a andar en bicicleta, nadar…
  • Cada vez que tengas la oportunidad de caminar hazlo (eso no quiere decir que nunca te sientes).
  • En el trabajo, cada vez que puedas, camina hacia las oficinas de tus compañeros o de tus superiores, que el email no te quite la oportunidad de movilizarte.
  • Evita pedir que te traigan las cosas, ve tú a por ellas.
  • Mete y saca del coche las bolsas del supermercado.

Estas son algunas ideas con las que yo puedo aportar (1), sin embargo, espero que a partir de ellas puedas diseñar las tuyas, para que efectivamente se ajusten perfecto a tu día a día.

Importante:

Procura que aquellas nuevas CONDUCTAS, que elegiste para formar parte de tu rutina diaria, se convirtieran en la regla y no en la excepción.

Hay estudios que demuestran que una conducta que se repite durante 21 días consecutivos se convierte en HÁBITO.

Si tu nueva rutina se convierte en un hábito traerás a tu vida nueva energía, recobrarás gran parte de tu vitalidad y probablemente te incentive a conseguir nuevos hábitos saludables.

Yo entiendo que te pasen cosas como “que te entre flojera” o “que no te guste la sensación de cansancio”, sin embargo, dejarás que esas dos sensaciones te gobiernen? y que tal si lo miras desde otra perspectiva?

Te ofrezco la siguiente:
Cada movimiento físico durante el día míralo como una oportunidad de ejercitarte y agradece a la vida que hoy puedes realizarlo.

Por ejemplo, cuando te enfrentes a una escalera y surja el Pensamiento Negativo 1: Noooo, que lata!, reemplázalo amablemente por el Pensamiento Positivo 2: Son varios escalones, pues bien cada uno es una oportunidad de ejercitarme, todo mi cuerpo lo necesita y yo todavía puedo hacerlo, vamos!

También entiendo que muchas veces tu entorno te juega en contra, ya que en vez de apoyar la causa, trata de desincentivarte.

Para eso también te ofrezco una nueva mirada:

Te has dado cuenta que el ejemplo enseña más que mil palabras?

Cuando todos te empujen hacia abajo, piensa el impacto que tendrá en los otros el que tu te mantengas firme y como podría tu nuevo comportamiento, influenciar el comportamiento de los otros…

Te aseguro que en el tiempo tendrás mas acompañantes subiendo contigo por las escaleras!

Tener una vida “conscientemente activa” solo te traerá beneficios, recuerda siempre: Tu vida es tu responsabilidad,  la existencia no admite representantes! Elige una vida activa!

(1) ideas para personas que no tengan alguna indicación médica que les impida hacer lo que sugiero.

Paulina Arrau es Life Coach y colabora con Humanas desde Chile.

Síguenos en @HumanasSO y participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

Haz click aquí y suscribete a nuestro blog