Como profesional siempre me he preguntado si existe ese lugar soñado para trabajar. Debo reconocer que me entraban las dudas cada vez que leía un post sobre una compañía que elevaba su productividad promoviendo la salud organizacional con acciones del estilo: oficinas sin despachos, grupos de trabajo sin jefes, medición diaria de la felicidad de los empleados, programas para despertar la inteligencia emocional,…

Cuando leía sobre alguno de estos ejemplos, me decía a mi mismo si no serían simples políticas “marketinianas” para atraer talento y mejorar la imagen de la organización de cara al usuario final. No penséis que mal, no me asaltaban las dudas por no creer  si era posible elevar la productividad cuidando a las personas sino lo que me sorprendía era que solo las organizaciones más gigantes y conocidas apostaran por este tipo de políticas.

Al fin y al cabo muchas de esas empresas habían crecido con lo contrario, métodos de trabajo tradicionales, demasiado influenciado por el taylorismo. Métodos que aún en la actualidad siguen activos en muchos sectores y empresas a las espera de personas valientes y conscientes se crucen en su camino.

El bienestar laboral solo tiene ventajas

El bienestar laboral solo tiene ventajas, quien diga todo lo contrario está mintiendo y lo que es más importante, lo sabe. Hace unos meses redacte un post sobre la filosofía Agile en el que ya mencionaba este cambio de tendencia en las compañías. Las compañías se han dado cuenta de que necesitan personas con capacidades, motivadas y capaces de trabajar en equipo. Vivimos en la era de la Economía circular, el valor compartido y la tecnología. Debemos colaborar y cooperar para que el mundo sea mejor.

En época de reajustes como la que estamos atravesando los recursos en las organizaciones son escasos. Para sobrevivir cuando no tenemos recursos debemos convertir ideas e innovar. Cambiar la cultura de tu organización no es una tarea sencilla y nadie te puede asegurar que lo puedas conseguir. El porcentaje de éxito para un proceso de cambio de la cultura organizacional no supera el 50%, por eso es importante que cuentes con el acompañamiento de profesionales del cambio y fijar los objetivos a medio-largo plazo. Si buscas resultados y cambio en el corto plazo este no es tu camino.

¿Cuál es el escenario?

La mayoría de los jefes o directivos ignoran cuál es la mayor ventaja competitiva con la que puede contar su empresa. Siguen empleando modelos de gestión de personas anclados en el clasicismo.

El enganche de un modelo que promueva la Salud Organizacional tiene que ser de arriba abajo. Si los directivos no se toman la felicidad en serio y no están en la sintonía con la estrategia planteada, esta tiene sus días contados. Ellos son los primeros que deben creer en ella y dar ejemplo. Debemos fomentar y utilizar estilos de liderazgo que sean capaces de generar entornos positivos de trabajo solo de esta manera podremos transformar nuestra compañía en una empresa saludable. El liderazgo transformador es clave.

Cómo construir un lugar excelente para trabajar

Un lugar de trabajo adquiere la condición de excelente cuando en él se promueve el bienestar laboral. Cuando las personas están situadas en el centro de las estrategias de las compañías estás siendo inteligente y saludable.

El camino por recorrer todavía es largo en lo que a experiencia del empleado se refiere. El campo de la gestión de personas se está transformando y la principal causa de esto es la necesidad de ser más ágiles para responder de forma más competitiva a los cambios. Es hora de que caminar hacia una función de gestión de personas mucho más estratégica y holística.

Lo primero que debemos hacer es una radiografía del estado en el que te encuentras antes de pensar a donde quieres llegar. Solo hay una manera de alinear a las personas con los objetivos de tu organización y es…contándoselos.

Escucha con sinceridad a las personas, solo así te darás cuenta de sus necesidades. A partir de aquí empezará tu camino para construir un lugar excelente para trabajar. Si has llegado hasta este punto y tienes ganas de seguir te daré una serie de áreas en las que deberás poner tu foco:

  • Gestión del estrés.
  • Motivación.
  • Vida activa y saludable.
  • Inteligencia emocional.

Hoy en día es difícil encontrarse a compañías top que no tengan a los mejores profesionales en áreas como marketing, estrategia o finanzas. Es por ello que estas áreas ya no te harán marcar la diferencia por si solas, serán las personas las que generan ese valor añadido a tus áreas de negocio.

En Humanas Salud Organizacional tenemos la creencia de que cualquier compañía puede transformarse en un lugar excelente para trabajar y de esta manera impulsar a sus personas para que crezcan personal y profesionalmente generando además buenos resultados productivos y económicos.

Javi Martínez. Gestor Identidad Digital Humanas Salud Organizacional

Síguenos en Twitter Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

Haz click aquí y suscríbete a nuestro blog