Debo confesar que hace cuatro meses que me equivoco todos los días. Me equivoco porque el trabajo que llevo a cabo no es del todo saludable para mí. Ahora que estoy de vacaciones me he dado cuenta. La razón por la que creo que no es saludable es porque no me hace enteramente feliz y esto es un error.

A veces nos convencemos de que tener unos objetivos claros, unas metas retadoras o conseguir grandes reconocimientos son un método infalible para lograr bienestar y realización personal, sin embargo, esto no es del todo así. La vivencia en el camino siempre es lo más importante porque te marca durante mucho tiempo, te define e incluso te puede llegar a cambiar, pero no ocurre así con la mera existencia de dichos objetivos (se alcancen o no).

A mí personalmente me gusta Medir el Retorno de las intervenciones de RRHH y buscar Indicadores para mejorar día a día la gestión es este ámbito. Me gusta también ayudar a tomar conciencia de dónde se está para poder trabajar en una dirección que sea beneficiosa para todos. Pero lo que me gusta por encima de todo, lo que haría todo el día sin descanso es analizar para entender lo que está sucediendo a mi alrededor. Relacionar este tipo de reflexiones con lo vivido o aprendido y poderlo compartir después mediante la escritura, me da la energía para hacer todo lo demás.

La importancia del tiempo y la eficiencia en el trabajo

Estos últimos cuatro meses me he olvidado de una de las indicaciones más importantes que damos desde Humanas a las organizaciones a las que acompañamos en su proceso de transformación: lo más rentable en RRHH es invertir en el bienestar y felicidad de las personas y no en cómo conseguir que sean más productivas. No se debería nunca subestimar este hecho porque conseguir que cada uno haga lo que le hace más feliz teniendo en cuenta la estrategia común, maximiza el esfuerzo empleado.

Si no tenemos esto en cuenta, como gestores de personas la felicidad de nuestros equipos, y priorizamos los objetivos en productividad o los beneficios económicos a corto plazo, nos quedaremos solos en el barco; el talento irá bajando de él y únicamente quedarán las personas que reproduzcan antiguos modelos de éxito o procesos preestablecidos de forma automática.

HR Analytics en la función de RRHH

Una de las primeras preguntas que siempre nos plantean nuestros clientes llegados a este punto es…

¿Cómo podemos saber si ya está ocurriendo en nuestra organización? 

Nuestra respuesta es siempre la misma: con los datos, claro está. La manera más rápida y objetiva de tomar conciencia es ayudándonos de los datos. En este caso en concreto, la clave estará en averiguar no el tiempo que las personas dedican a hacer las tareas que quieren hacer sino el tiempo que son capaces de sacrificar haciendo lo que no les gusta. Si identificamos que el tiempo de este segundo tipo está disminuyendo progresivamente (y no existe un cambio de rol ni nada que lo pueda justificar), algo preocupante está sucediendo.

Y entonces es cuando algunas personas se atreven a plantearse…

¿Qué deberíamos hacer para revertir la situación?

En primer lugar, se debería configurar un contexto adecuado para que las personas puedan hablar libremente y estén dispuestas a aceptar que algo importante hay que cambiar. Y a continuación crear comités de análisis transversales para estudiar toda la información que se haya puesto encima de la mesa. Lo acostumbramos a compactar en las tres acciones esenciales: sólo podremos mejorar si nos detenemos, escuchamos y reflexionamos conjuntamente.

No debemos olvidar nunca que las personas son únicas e irreemplazables y que en ellas reside el mayor capital de las empresas. Nuestra misión debería ser lograr que lo que nos distingue a unas de las otras sea en parte el valor que aportamos a nuestro trabajo diario.

Desde Humanas Salud Organizacional nos hemos propuesto compartir preguntas que te ayuden a tomar conciencia del propio trabajo y así poder sentar las bases para poder aplicar nuestro Modelo Estratégico de Intervención.

Por esta razón, nuestra primera propuesta, dado el contexto anterior, es empezar a Reflexionar sobre nuestro propio trabajo y la tipología de tareas que llevamos a cabo diariamente… ¿Serías capaz de hacer un Análisis de Tiempos?

Me encantaría que nos dejaras tus propias conclusiones en la zona de comentarios.

Marta Gascón – Responsable de Análisis de Datos

Síguenos en Twitter Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

¿Te interesa el mundo HR Analytics?

Suscríbete y recibirás nuestros posts directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!