¿Para qué debo escuchar mi corazón?
Porque no conseguirás jamás mantenerlo callado. Y aunque finjas no escuchar lo que dice, estará dentro de tu pecho repitiendo siempre lo que piensa sobre la vida y el mundo.

«El Alquimista», Paulo Coelho

Es un hecho que uno nunca deja de descubrirse. En ese descubrir aprendemos a liderarnos a nosotros mismos, a encontrar sentido dentro de un mar de confusiones internas, a priorizar, a escoger, a dejar ir, a atreverse a verse a uno mismo y cuidarse…

El autoconocimiento nos hace más conscientes de quiénes somos y el impacto que causamos en el mundo que nos rodea. Es este auto-liderazgo la primera de las medidas para poder ser un gran líder. Un líder consistente y coherente con lo que predica. Uno que llegue auténtico, consistente e inspira las acciones de los demás.

Pero, ¿esta travesía es fácil?

Realmente no. Muchas veces contada como la travesía del héroe, está llena de errores, caídas e alzamientos. Se trata del viaje que hacemos desde nuestra comodidad (zona de confort) a nuestra sombra para volver fortalecidos.

Desde luego, no es ningún viaje de placer. A veces serán las situaciones las que nos forzarán a realizar esas travesías por el desierto, esa noche oscura de la que hablan.

Lo cierto es que esa llamada, forzada o provocada, nos sacude y nos hace buscar dentro de nosotros y fuera en el mundo, aquellos recursos o conocimientos que necesitamos para la siguiente etapa vital.

Las resistencias al cambio, inseguridades y demás miedos que moderan sabiamente el ritmo de los cambios de nuestra vida pueden hacer que este proceso sea más o menos largo.

Será este proceso de crear, entender, fusionarnos y obtener nuevos recursos el que nos hará acercarnos a nuestra mejor forma.

En esta transformación encontraremos mentores, referentes, formadores, líderes que nos ayuden a considerar aquello que había permanecido en nuestra parte ciega, esa sabiduría oculta, dormida.

Cuatro elementos básicos de la Alquimia

Vamos a ver qué formaciones, todas disponibles en nuestro servicio de formación, se relacionan con cada uno de los elementos básicos de la alquimia.

  1. Agua: Entender el fluir de las emociones y las mareas que producen las dinámicas del ego nos ayudará a encontrar el equilibrio que buscamos en nuestra empresa. Otro aprendizaje que nos enseña el agua es que toma muchas formas. Aprendiendo a tomar la forma más Saludable para nuestra empresa nos hará optimizar su productividad y efecto en el mundo.
  2. Tierra: La madre tierra de la que venimos nos hace entender cómo los cambios vienen tras mucha constancia. Esta perseverancia es necesaria para adoptar políticas y hábitos tan nutritivos como la alimentación saludable o la igualdad en la empresa.
  3. Fuego: La peligrosidad el fuego nos hace pensar en aquellos estresores que nos rodean a lo largo del día. Saber gestionar nuestro estrés y nuestro tiempo, nos ayudará a no quemarnos (burnout). No olvidemos que la pasión que infunde el fuego es inspirador para las personas (liderazgo) y para encontrar soluciones y recursos (creatividad).
  4. Viento: Las palabras no siempre se las lleva el viento. De hecho, constituyen la cultura de nuestra empresa. Siendo uno de los principales canales que tenemos para llegar a los demás, es muy importante entrenarse en cómo cuidar y cuidarse con comunicación asertiva. El viento que impulsa los pensamientos dentro de cada uno, puede domarse para impulsar un estilo de vida activo y saludable que nos aliente a nuestra rutina óptima.

¿Y tú?, ¿Sabes ya qué elemento te ayudará a avanzar hacia la siguiente etapa?

Nunca pararemos de formarnos (Life long learning) y el aprendizaje puede venir de donde menos te lo esperas. Así que mantente humilde.

Al formarnos nos hacemos más conscientes de nuestro paso por el mundo y es en ese preciso momento en el que nuestros actos empiezan a influir en los círculos de los que formamos parte.

Cuando llegamos como auténticos y claros, coherentes e competentes, la confianza brota sola y con ella es mucho más fácil que te sigan los tuyos.

Cuando se ama no tenemos ninguna necesidad de entender lo que sucede porque todo pasa a suceder dentro de nosotros.

«El Alquimista», Paulo Coelho

Si quieres saber más sobre nuestras formaciones sobre liderazgo u otros servicios, no dudes en contactarnos.

Cristian Díaz – Psicólogo experto en psicología de las organizaciones


¿Te ha parecido interesante este artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!