Una de las formas más eficaces de crear y mantener un buen clima laboral es la promoción de una comunicación adecuada. La claridad y fluidez en la comunicación interna genera una confusión mínima y evita la generación de rumores y malentendidos que, de existir, no hacen más de actuar como freno para el crecimiento de cualquier compañía.

Por otro lado, el trabajo en equipo es tan necesario como escaso en las organizaciones. La colaboración ayuda a alcanzar elevadas cotas de innovación y, sin embargo, a medida que una organización crece su comunicación inter e intradepartamental se vuelve más y más complicada.

Sabemos que la falta de comunicación se encuentra entre los factores de riesgo asociados a los riesgos psicosociales que favorecen la falta de bienestar en las personas.

 “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”

Las empresas necesitan más colaboración y menos jerarquías

En la actualidad, la comunicación interna sigue siendo uno de los aspectos menos cuidados dentro de todo ecosistema empresarial y desde hace un tiempo, quizás provocado por las altas cargas de trabajo, ha ido perdiendo fuerza afectando directamente a la colaboración. Las empresas sin darse cuenta se convierten en un conjunto de departamentos centrados fundamentalmente en los objetivos específicos de su área.

Para alcanzar un buen clima laboral es necesario que las metas individuales, las del grupo y las de la organización confluyan. Las acciones de cada departamento planteadas de manera individual solo suman, en cambio, la colaboración tiene un efecto multiplicador en el resultado esperado. Si solo pones el foco en tus objetivos individuales puede que no estés aportando a tu organización todo lo que se espera de ti.

Las compañías necesitan más colaboración y menos jerarquías y para ello el líder desempeña un papel estratégico fundamental al poder actuar directamente sobre las barreras o frenos que puedan existir cada proceso.

La importancia de la bidireccionalidad en la comunicación interna

Estarás de acuerdo conmigo que las interacciones entre diferentes personas son las encargadas de crear los puentes o nexos de unión entre las diferentes áreas de una organización. Por tanto, en ausencia de comunicación resulta casi imposible crear un entorno de trabajo colaborativo y saludable.

La importancia de la bidireccionalidad en la comunicación es muy elevada. En el proceso de comunicación va ganando cada vez más relevancia el saber escuchar. Afinar bien el oído es uno de los aspectos claves para mejorar la comunicación en cualquier ámbito. Cuando un profesional se siente escuchado y percibe que se le está dando la importancia que se merece asume de mejor grado su rol en el equipo y se anima a participar.

La comunicación tiene que partir de la escucha activa. Una de las cualidades más necesarias y complejas de desarrollar para cualquier persona que gestione equipos es la de escuchar. Un líder humano y consciente es capaz de construir esos puentes tan necesarios transformando los cada vez más típicos “monólogos” en “diálogos bidireccionales”.

“La empatía es un elemento imprescindible en la comunicación del siglo XXI”

El rol de la transparencia en la comunicación

La comunicación se ha convertido en una herramienta imprescindible para incrementar el grado de compromiso y participación de las personas y departamentos en la consecución de los objetivos de una organización.

En cualquier compañía es vital fomentar la motivación y colaboración entre las personas que la componen. Una comunicación clara, fluida y transparente es clave para unificar esfuerzos y elevar la responsabilidad colectiva.

No me gustaría terminar sin pedirte que reflexionaras sobre estos dos ejemplos:

– La empresa “A” organiza a menudo algo tan sencillo a priori como pueden ser las reuniones internas o desayunos de trabajo. En ellas la dirección de la empresa realice una importante labor de escucha e intercambio de información que además de proyectar la sensación de transparencia y cercanía contribuye a la mejora del clima y eleva el compromiso general con los objetivos comunes de la compañía.

– La empresa “B” está dirigida por líderes que defienden en público la importancia del trabajo en equipo. Sin embargo, al analizar la parte de compensación, observamos únicamente recompensas de carácter individual, lo que termina confundiendo a toda la estructura de la organización. Esa falta de coherencia de los líderes genera confusión y malestar.

¿Te resultaría difícil decidir en cual te gustaría trabajar?

Mejorar y cuidar la comunicación interna es un nuevo desafío para las organizaciones “modernas” que cambia su manera de pensar y suele ser la base de cualquier relación saludable y sana. No pongas frenos, recuerda que si tú te mueves, el mundo se mueve contigo.

Javi Martínez. Socio Director Humanas Salud Organizacional

Síguenos en @HumanasSO y Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!!