La salud organizacional como estrategia del éxito empresarial

¿Alguna vez se han preguntado cuáles son los costes de los accidentes laborales, absentismo y presentismo para las empresas, la sociedad y las familias? En Europa, según los datos de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, se estiman unos costes relativos al absentismo y presentismo cifrados en 272.000M€ y una pérdida de productividad de 242.000M€. Los costes de los accidentes los reflejaré de otro modo, porque además de la pérdida económica para las empresas y la sociedad, muchas veces nos olvidamos del coste primero, la vida de una persona, y es que cada día 1.000 personas mueren en Europa por condiciones no seguras en el lugar de trabajo, y este hecho sí es aterrador, que siga muriendo gente por hacer su trabajo. Imagínense cuántas familias traumatizadas por esta causa.
Igual como les hablo de Europa y estamos en España piensan que aquí la situación es mejor, pues siento indicarles que España no es precisamente un ejemplo, los accidentes laborales suponen más del 1,5% del PIB y el absentismo más del 5% del PIB si tenemos en cuenta el coste directo y el indirecto, según el INE y el Ministerio de Empleo y SS.

Con estos antecedentes, ¿no les parece que va siendo hora de hacer algo? Claro!, seguro que estarán pensando que cómo «salimos» de la «crisis» esto va a mejorar. Pues sucede que en los últimos años el absentismo y siniestralidad laboral en España han ido en aumento, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos dice que la depresión será la primera causa de discapacidad en el año 2030. Con estos datos no hace falta ser un lince para atar cabos. La depresión nos lleva a aumentar la tasa de accidentes, disminuir el rendimiento, aumentar el absentismo, disminuye la motivación, genera conflictos, etc… pero rasquemos un poco más. ¿Qué nos sucede?, ¿cuál es el origen de la depresión en el lugar de trabajo? Evidentemente obedece a múltiples factores, sobrecarga de trabajo, mal reparto de tareas, falta de conciliación, horarios excesivos, salario insuficiente, mal ambiente laboral, estrés… y podría seguir citando más factores que nos conducen a que nuestra moral se vaya debilitando y un día sin saber cómo acabemos sin fuerza para levantarnos! Pero la depresión o el estrés no son los orígenes de los accidentes y el absentismo, son sin duda la consecuencia de una mala estrategia empresarial, que prima la inmediatez y la productividad y se olvida de cuidar su elemento generador de riqueza, los trabajadores!

«La riqueza de las empresas depende de la salud de sus trabajadores» Dra. María Neira (Directora, Departamento de Salud Pública y Ambiente, Organización Mundial de la Salud)

Continua Leyendo