La comunicación interna es un pilar clave para contar con una empresa saludable y sostenible. La comunicación entre todas y cada una de las personas que forman parte de una organización es fundamental para el correcto desarrollo de la empresa y, por supuesto, la base de un clima laboral sano. En datos, algunos estudios indican que una buena comunicación interna implica el aumento de un 36% en el rendimiento general de la empresa y un 30% de la rentabilidad.

Seguramente habrás oído muchas veces que los trabajadores son el principal grupo de interés de la empresa. Y así es. Es importante cuidarlos para que estén motivados. La motivación repercute en ideas, en ganas, en trabajo, en productividad…

Y cuidar a los trabajadores no solo es establecer programas saludables, un buen salario, medidas de conciliación, sino también ser transparentes, comunicarles lo que hace la empresa y hacerlos partícipes así como darles canales para expresarse. De esta forma, tus trabajadores pueden mejorar el funcionamiento de la empresa con sus ideas y opiniones, estarán más comprometidos con la marca y serán los primeros que vendan la empresa de puertas para fuera porque estarán orgullosos de pertenecer a ella.

Claves para la comunicación interna

1. Plan de comunicación y un manual corporativo.
Elabora un plan de comunicación interna o un manual corporativo que sirva como guía para comunicación con los empleados. Este documento sirve para informar a los empleados de la filosofía, los valores y los objetivos de la empresa.

Este manual servirá para que todos los trabajadores tomen las decisiones correctas y dediquen sus esfuerzos a conseguir los objetivos generales.

2. Escucha activa.
Escuchar activamente significa oír e interpretar. Comunicar no es difundir un mensaje. La comunicación que establezcas en tu empresa debe ser bidireccional. Establece herramientas para tener el feedback de tus trabajadores. Solo escuchando sus sugerencias y preocupaciones podrás tomar medidas para mejorar su bienestar o situación dentro de la empresa.

3. Participación y diálogo.
Relacionado con el punto anterior nos encontramos con el fomento de la participación y el diálogo. Te recomendamos crear espacios de diálogo donde las personas del equipo se sientan escuchadas, comprendidas y cómodas para hablar. Por ejemplo, dinamiza un buzón de sugerencias o establece encuentros informales con los superiores.

4. Transparencia y asertividad.
En el cambio de cultura de tu empresa hacia una organización más humana pasa por ser transparentes. La transparencia genera confianza entre los trabajadores. Y volvemos a repetir, tu equipo es tu principal grupo de interés. ¿De verdad vas a conseguir generar confianza con tus potenciales clientes si no la transmites antes a nivel interno?

Por su parte, la comunicación asertiva, tan necesaria en todos los ámbitos de nuestra vida y relaciones, es fundamental en tu empresa. La asertividad significa expresar tus opiniones y necesidades respetando a los demás, sin caer en la pasividad o agresividad.

¿Pides un trabajo urgente de malas formas? ¿Rozas el insulto ante un fallo de un trabajador? ¿Impones tus demandas sin opción a réplica? Huye de este tipo de comunicación que lo único que hace es perjudicar el clima laboral y desgastar a las personas mentalmente. Porque la comunicación asertiva es sinónimo de ser más humano.

5. Nuevas tecnologías.
Utiliza todos los canales posibles para comunicarte con tus empleados. Como siempre decimos: «lo que no se comunica no existe». Aprovecha las nuevas tecnologías para que tu mensaje llegue de forma eficaz e innovadora así como para facilitar la participación de tus empleados. Un ejemplo es crear una intranet o juegos de gamificación.

Beneficios de cuidar la comunicación interna

Contar con unas medidas de comunicación interna que se adapten a la realidad de tu empresa tiene los siguientes beneficios:

  • Mayor efectividad de la empresa: cuanta más información y más partícipes e integrados se sientan los trabajadores, mejorarán su compromiso y su trabajo individual y colectivo.
  • Mejor clima laboral: la comunicación y transparencia evitará malos entendidos y rumores, favoreciendo y mejorando las relaciones entre el equipo.
  • Facilidad en la resolución de problemas: conociendo la opinión de los trabajadores sobre un tema, se gestionarán mejor los conflictos.
  • Mayor sentido de pertenencia: al ser conocedores de trabajar por un mismo objetivo se genera un sentimiento de unidad. También de compromiso cuando los trabajadores sienten que escuchan y valoran sus opiniones.

¿Cómo implantar una estrategia de comunicación interna?

Si estás decidido a mejorar el funcionamiento de tu empresa a través de la comunicación con tu equipo humano, primero debes conocer tu situación de partida. En Humanas realizamos un diagnóstico inicial: hacemos una evaluación de clima laboral y escuchamos a tus trabajadores para descubrir tus fortalezas y debilidades. Después, diseñamos una estrategia y unas herramientas de comunicación interna adaptadas a tu realidad.

Algunos ejemplos para mejorar tu comunicación interna son la creación de una intranet corporativa, enviar newsletters periódicas o revistas impresas o digitales. Además, puedes realizar desayunos saludables, tardes de ocio, reuniones con directivos…

En nuestro modelo para humanizar tu empresa incluimos el diseño de una estrategia específica de comunicación interna que haga mejorar los resultados de la organización. Si quieres saber más, no dudes en contactarnos.

Noelia Antelo – Responsable de Comunicación


¿Te ha parecido interesante este artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!