Cuando lees un título de estas características piensas en lo que vendrá a continuación y solo te vienen dos opciones a la cabeza: este post va a ser algo muy disruptivo o solo se trata de otro “vende-humos” que te va a hablar de felicidad en las organizaciones. Pues bien, no te voy a hablar de nada nuevo, pero me gustaría que siguieras leyendo porque te hablaré de cosas que ya conoces pero que sigues sin plantearte como una realidad y eso ha hecho que nunca te hayas planteado la influencia que puede tener la felicidad de las personas en el día a día de tu compañía.

Para empezar, y con ello dar significado al título de este artículo te diré que, de nada te sirve todo el esfuerzo que dedicas a buscar o generar algo si no lo mides. Medir los resultados de un plan de acción es fundamental para saber si está resultando un éxito o si debemos ajustar determinados factores porque no los estábamos enfocando de manera correcta. En este caso estamos hablando de felicidad en el trabajo y te lanzo una pregunta: ¿de qué te servirán todos los esfuerzos que dedicas a generar felicidad en tu organización si no la mides?

¿Es rentable buscar la felicidad de las personas?

Vayamos paso a paso, antes de trabajar en la felicidad de tus empleados debes saber por que es rentable. La introducción de nuevos métodos de organización industrial está cambiando el rol de las personas en las empresas. Venimos de una época en la que se imponían los modelos donde las personas eran meros recursos fácilmente intercambiables, el modelo Taylorista estaba presente en gran parte de la industria mundial. Con la llegada de la Lean Production y el Toyotismo se empieza a buscar un equilibrio entre el humanismo y la productividad y en esas estamos todavía, las personas ganando protagonismo en las organizaciones y los expertos hablando de cambio de paradigma.

Durante este tiempo las empresas solo pensaban en el cliente final, si este era feliz con los bienes o servicios que ofrecía la empresa era suficiente, el cliente interno, es decir, las personas que elaboraban esos bienes esperaban en el olvido un merecido protagonismo. Hoy en día, las nuevas generaciones estamos haciendo que este punto de vista dé un giro de 360º, nuestra visión es diferente. El cliente estará contento si los trabajadores que le dan servicio se sienten a gusto en su organización, es ahí donde entran en juego factores como el Engagement y la Felicidad de las personas. El nuevo resultado de la ecuación debe ser: trabajadores felices, clientes satisfechos, y siempre en este orden.

Los valores y la ética empresarial marcarán la diferencia tal y como nos dice Idili Lizcano “La economía se debe humanizar, porque el único objetivo de todos los hombres y mujeres es ser felices, y hay que cambiar las cosas para conseguir ese fin”. Ese debe ser el reto, ser rentables teniendo un criterio ético a la hora de hacer negocios. Cuando una empresa tiene ética, sus clientes valoran más sus productos.

Punto de inicio para tu búsqueda de la felicidad

Seguramente todos nosotros tengamos una ligera idea de que cosas nos hacen más o menos felices, pero ¿por dónde empezamos? Antes de plantearte cualquier acción debes analizar cuál es tu punto de partida. No pretendas saltarte este paso, el análisis inicial es un requisito indispensable para poder trazar un plan exitoso. Por tanto, el primer paso será evaluar las emociones positivas y cuál es el grado de optimismo en tu organización, sin olvidarte de la gestión del estrés y el estilo de liderazgo de tus managers. En esta primera fase hay elementos que no deben faltar como la evaluación de clima y el análisis de competencias de cada un@ de los líderes de tu empresa, que se pasan sus jornadas gestionando personas.

Es una etapa de análisis inicial en la que te serán muy útiles una serie de datos a los que hasta ahora no habías prestado mucha atención como son datos epidemiológicos, siniestralidad laboral o el índice de absentismo. Realizando un análisis en profundidad de los mismos y viendo la evolución de los últimos ejercicios podrás obtener conclusiones que te sorprenderán.

Es hora de dibujar tu propuesta de valor

Una vez marcado el punto inicial de tu recorrido llega el momento de la puesta en marcha con la creación de la propuesta de valor. Es el momento de vestirse de superhéroe porque te tocará convencer a muchas personas de que es el camino correcto, confía en ti, los superhéroes nunca pierden porque son los buenos. Tendrás que marcar a dónde quieres llegar y cuál va a ser la estrategia para lograrlo.

Posiblemente tu estrategia no será un ataque frontal, sino que empezarás a mostrar el potencial de tu plan poco a poco para ganar credibilidad. Empezar a trabajar con las personas de tu organización aspectos que nunca antes pensabas que trabajarías. Aspectos como la motivación, la inteligencia emocional, la comunicación, el autoconocimiento empezarán a formar parte de vuestro día a día y os harán más conscientes de que trabajar la Salud Organizacional solo puede ser positivo para vuestra empresa. Si crees que no puedes sol@ confía en profesionales del cambio, te ayudarán a afrontar tus desafíos con más garantías.

¿Por qué medir la Felicidad en tu empresa?

Es una buena pregunta que seguro que ya tiene una respuesta lógica en tu cabeza. Si no estableces métricas no sabrás que es lo que está funcionando y que es lo que no funciona, esto te llevará a no optimizar los recursos de tu empresa y eso normalmente no nos gusta, ¿verdad? Si quieres tener el control de tu negocio no te puedes permitir el lujo de no medir, cuando quieras repetir los resultados, te será imposible.

La buena noticia es que no tendrás que dedicar muchos recursos económicos a esta tarea, te lo prometo, solo necesitas un poco de tu tiempo y una pizca de creatividad, aunque en esta última parte, si quieres nosotros te ayudamos.

Para que lo veas claro en un ejemplo real, Cyberclick mide la felicidad de las personas con un método muy simple, pero a la vez muy efectivo. Han creado un sistema que les ha permitido crear su propia métrica de la felicidad y lo alimentan de datos en tiempo real. Los datos obtenidos tienen muchísima utilidad para mantener la motivación de sus trabajadores en niveles elevados.

  • Evalúan en qué estado de ánimo llegas a trabajar cada mañana.
  • Evalúan en qué estado de ánimo te vas al final de tu jornada.
  • Cada persona puntúa además cuanto le ha gustado el trabajo que ha realizado cada día.

En las dos primeras preguntas utilizan un sistema de semáforo con 3 colores. Si una semana han aparecido respuestas con muchos semáforos en ámbar analizan que ha ocurrido, cuáles han sido las causas (proyectos estresantes, sobrecarga…). En la tercera pregunta utilizan una escala del 1 al 10 para indicar cuanto te han gustado tus tareas para optimizar la organización del trabajo y evaluar el nivel de satisfacción de cada persona. A esto le suman un test que lanzan cada mes para evaluar el nivel de felicidad. Los datos obtenidos les ayudan a poner remedio a determinadas situaciones antes de que pasen a ser un problema y se manifiesten en un conflicto, situación de estrés, falta de motivación,…

Y tú ¿todavía no crees en la felicidad en el trabajo?

Javi Martínez. Gestor Identidad Digital Humanas Salud Organizacional

Síguenos en Twitter Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn