Somos narcisistas, vagos, incompetentes, unos desmotivados, mimados, insolentes, somos la generación boomerang o Peter Pan en EEUU, los Pollitos Mojados en Alemania, la generación Yo, yo, yo en el Reino Unido, la generación de los Corderos en Japón, los Digital Naïve o generación Sumisa en Francia…

Lo curioso es que muchas de las acusaciones que se le aplican a mi generación, ya se reprocharon a las generaciones anteriores en su momento. Actitudes como el egocentrismo propio de quién busca definir su identidad, el espíritu rebelde que lucha contra el sistema, la inmadurez y falta de profesionalismo propia de la inexperiencia…  No son más que las críticas que siempre se le han hecho a la juventud del momento comparándola con profesionales de largo recorrido laboral. Absurdo, ¿no?

No puedo evitar pensar que, al menos en parte, esto podría deberse a un punto de envidia de las anteriores generaciones, pues como todo buen Alquimista sabe, la juventud es uno de los aspectos más preciados desde que el mundo es mundo. Pero,  ¿esta envidia está justificada?

Los desheredados

Tomemos el último siglo y dividámoslo en 5 segmentos de veinte años cada uno. Pues bien, esto nos da las 5 generaciones que han dado forma a la historia del  siglo XX: la Gran Generación que combatió en las grandes guerras, la Generación Silenciosa que nació y creció durante los periodos de gran depresión y conflicto bélico, los Baby Boomers que vivieron la prosperidad y auge demográfico de mitad de siglo, la Generación X que vivió las primeras grandes revoluciones tecnológicas y los Millennials o Generación Y de la que nos ocupamos en este artículo.

Cada generación ha nacido y se ha desarrollado en un contexto muy diferente a las otras. Los valores, percepciones y creencias que tiene una generación, difícilmente se mantienen inalterables a lo largo del tiempo hasta la siguiente. De hecho el ritmo del cambio no hace más que acelerarse en la actualidad gracias a las aplicaciones tecnológicas.

Los Millennials en concreto son una generación marcada por vivir en un mundo dinámico lleno de incertidumbre. Desde su adolescencia han visto amenazado su bienestar físico (11 de Septiembre de 2001) y económico (gran recesión mundial des del 2008).

Ciertamente el mundo que nos dejaron las anteriores generaciones está obsoleto en muchos ámbitos y precisa de un reajuste estructural desde su base. Somos los herederos sin herencia, sabemos que nadie nos espera, y que debemos definir el inicio de una nueva era.

Conociendo a los Millennials

Los Millennials vivimos bien en grandes urbes, cerca de les oportunidades y los opciones de entretenimiento y diversión para todos los gustos. Nos gusta vivir despersonalizados en medio de un montón de gente, a la vez que sabemos cómo encontrar a los que son como nosotros. Nuestros pisos son pequeños, tenemos menos espacio, es por ello que simplificamos y para ello nos ayudamos de la tecnología. Sabemos que invertir el dinero en las posesiones no nos hará más felices, y sí hacerlo en experiencias y en nosotros mismos. En algo se tenía que notar que somos la generación más formada de todas, ¿no crees?

No sólo somos la generación con más diversidad intercultural hasta la fecha, sino que además, para nosotros, la tierra es plana. Es más probable que dos jóvenes de la misma edad en cualquier parte del mundo, tengan más cosas en común que no con un Baby Boomer de su misma ciudad. Progresivamente se está instaurando a nivel mundial una heterogeneidad intrageneracional y esto se ve facilitado por la interconectividad del mundo en el que vivimos. Se nos conoce también como la primera generación global, que consume música, moda y entretenimiento, entre otras tendencias a nivel mundial. Si nos preguntáis por nuestra voluntad de movilidad, os responderemos que tenemos pensado mudarnos de ciudad o país varias veces a lo largo de nuestra vida y estamos convencidos que ”tu hogar está donde esté tu corazón”.

También conocidos como generación omnisciente, disponemos de cerebros externos, los gadgets tecnológicos, que se actualizan continuamente con lo que pasa en el mundo y nos permite contar con recursos que contrarresten las exigencias de un entorno muchas veces hostil o incierto. Es más, tal y como dijo Emmanuelle Duez en el Positive Economy Forum, “nuestra generación es capaz de tumbar un gobierno con la fuerza del teclado”. Disponemos del nuevo poder tecnológico como aliado ante un mundo a reconstruir, y lo sabemos.

No tenemos miedo a la autoridad, pues no entendemos el liderazgo autocrático o el liderar por miedo. Los sistemas piramidales no son nuestro medio e iremos saltando hasta encontrar un lugar de trabajo que sea nuestra zona de crecimiento y potenciación.

Los Millennials nos preocupamos por la sociedad en la que vivimos y los efectos que tienen nuestros actos sobre ella. De hecho la RSE es un criterio para valorar una empresa, sea como consumidor o como posible empleado.

La generación Y es muy liberal. Cree en los derechos LGBT, el derecho a abortar, no son religiosos, no conciben un mundo sin igualdad de género y celebran todo tipo de derechos y manifestaciones individuales.

Otro aspecto que nos caracteriza es que no queremos escoger, la especialización es para los insectos. Nosotros somos polímatas y queremos ir creciendo en muchos campos a la vez. Está muy bien ser un experto en un área en concreto pero nosotros queremos crecer en un amplio espectro de disciplinas.

¿Cómo motivar a los Millennials en el trabajo?

La media de edad actual en el mundo es algo inferior a los 30 años. Según los datos de Brookings Data Now, en el 2025 los Millennials conformarán un 75% de la fuerza de trabajo. Siendo así, los Millennials se sitúan en un punto crítico del relevo generacional. Es por ello que resulta de vital importancia entender a esta cohorte y su inserción en el mundo laboral.

Esta nueva fuerza de trabajo disfruta de participar en grupos e incluso en colaboración con otras generaciones, pero valora mucho la autonomía en el qué, cómo, cuándo y con quién trabaja. El valor que les resuena a los Millennials en este punto es el de Libertad.

Sabemos que vamos a pasar un tercio de nuestra vida trabajando, que menos que tener como meta el sentirse realizado y apasionarse por su trabajo. Pasión y Amor por lo que se hace como pilares para las decisiones importantes.

Necesitan ver donde encajan en la misión y visión de la empresa para dotar de significado su trabajo. Igualmente, y como hemos mencionado anteriormente, valoran mucho la trascendencia que tiene su trabajo y el de la empresa como conjunto en la sociedad (Return On Us).

Los contratos de trabajo tenderán cada vez más a ser personalizados y con una configuración win-win tanto para empleador como para empleado. Actualmente, ya se observa un gran aumento de knowmads y los freelancers en todo el mundo.

Estas son algunas de las principales características a tener  en cuenta cuando tratamos con Millennials en el puesto de trabajo. En Humanas Salud Organizacional somos conscientes que como pasa con la diversidad cultural en la empresa, las brechas generacionales pueden provocar conflictos entre compañeros. Es por ello que ofrecemos el taller Conozca a los Millennial: la nueva fuerza de trabajo”, para ayudar a concienciar y gestionar esta realidad en las organizaciones.

“los millennials son personas creativas, independientes, altamente motivadas y pensadores libres que tan solo buscan ser felices” Keevin O’Rourke

Y tú, ¿Ya sacas todo el potencial de los elementos que forman tu  fuerza laboral?

Cristian Díaz Gifra. Alquimista de la Felicidad & Psicólogo en Humanas Salud Organizacional

Síguenos en Twitter Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn