En momentos de tantas restricciones laborales tales como horarios, uniformes, uso de internet etc, proponer música para trabajar podría ser visto por muchos mal llamados “jefes” como algo que distrae, no fomenta el trabajo y hasta en algunos casos molesta.

Pero mucha gente se olvida, que mucho tiempo antes que si quiera existiera la palabra Ergonomía, que hoy muchos tratan de introducir en todos los aspectos del trabajo, existió la música. Desde épocas ancestrales, los soldados y trabajadores se han motivado escuchando ciertas y determinadas tonadas, de los romanos a los cruzados pasando por las tropas napoleónicas todas usaron la música para motivar a sus soldados incluso los ejércitos modernos de hoy lo hacen y no solo por buenas causas.

La música influye en nuestros aspectos físicos, emocionales y psicológicos. Y aunque no hay evidencia científica que revele la relación que genera una tonada musical en nuestro cerebro, sí han comprobado que escuchamos música por placer. Si escuchas una canción en el trabajo, podrás mejorar tu productividad, pero debes elegir una que se adecue a tu tarea.

Los estudios que indican su utilidad en el trabajo sobran pero faltan más experiencias prácticas y positivas que podamos usar de ejemplo y adaptarlas a nuestras situaciones laborales específicas sin olvidar nunca la seguridad de la gente.

Simple la música motiva, estimula y relaja a muy bajo costo (dependiendo de qué y con qué se quiera musicalizar) no requiere expertos con masters o post grados, ni siquiera un músico, solo requiere buen gusto y saber usar bien esta pregunta: ¿Qué te gustaría escuchar?.

Hay que tener sobre todo la mente abierta ya que los gustos de la gente son muy variados, aunque complacer todos los gustos en este sentido es misión imposible. Se puede hacer un gran trabajo simplemente usando YouTube. Claro está hay casos de casos y evaluar opiniones aquí es obligatorio.

Muchos pensarán que solo se recomienda música clásica o instrumental para trabajar, eso era así hace unas cuantas décadas, pero se puede usar cualquier tipo de música dependiendo de la hora de día, el tipo de trabajo que se haga, el tipo de personas y lo más importante la edad de estas, claro está existen ciertos tipos de música que pueden hacer perder la concentración a algunas personas.

No obstante esta aclaración, en línea general es posible distinguir algunos tipos de músicas en relación a las tareas laborales. La compañía de insumos electrónicos, Sonos the Wireless Hi-Fi System, publicó un infográfico que resume el estilo de música acorde para cada tarea en base a investigaciones y encuestas. En él se establece que si tu empleo implica el movimiento y si estás de pie todo el día, ya sea porque trabajas en la construcción o la carpintería, lo idea es que escuches rock.

Si eres uno de ellos puedes optar por escuchar rock clásico, hard rock o heavy metal para estar motivado. Otras tonalidades más tranquilas puede que te quiten energía.

El punk, punk-rock, rap, hip-hop o rock and roll es especial para los deportistas o atletas. Ellos también necesitan estar motivados. Pueden escucharlo con auriculares o en grupo en volumen alto.

Los ritmos muy fuertes no son recomendables para los trabajadores que atienden al público y a pesar de que ellos pueden escuchar cualquier género que sea de su agrado.

Tampoco es recomendable el género para quienes deben manejar en su trabajo como ser los taxistas. Para ellos, será mejor un pop, oldies o música clásica que les permita escuchar el ruido de ambiente.

Si, por el contrario, tu tarea requiere de quietud y te exige ser creativo puedes escuchar lo que más te guste aunque es aconsejable la música del barroco y clásica, jazz, smooth jazz y música ambiental.

Si para cumplir con tu trabajo debes estar atento porque administras papeles y haces cálculos, lo ideal es que la música que escuches sea repetitiva.

Aquí lo tenéis… Ahora ya no hay excusas, aumenta tu productividad!. Trabaja con música y cuéntanos tu experiencia.

Síguenos en @HumanasSO y participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

Haz click aquí y suscribete a nuestro blog

 

FuenteBlog seguridadysalud.org