Hace 3 semanas tuve la suerte de poder asistir a la 3a Jornada de Empresa Saludable organizada por el Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona, COIB, con la ayuda de la Fundación de Enfermería y Sociedad y la colaboración de Premap Seguridad y Salud.

Cada vez son más las empresas y personas que estamos comprometidas con este cambio empresarial promocionando la felicidad y la salud física, mental y psicosocial como camino hacia la verdadera productividad. A lo largo de la jornada se mencionó que existe aún mucho “postureo” en torno a este concepto y sigue siendo más una cuestión de imagen que una realidad en la manera de trabajar de muchas empresas.

Cuando hablamos con nuestro entorno de amigos o familiares, a fin de cuentas, trabajadores,  sigue predominando la sensación de estrés, agotamiento, frustración, resignación.  Pocos son los que hablan de sus empresas como una organización que cuida de ellos, donde se sienten felices, que pueden conciliar, que cuidan la igualdad, que promueven su salud, que les permiten ser auténticos y expresar su talento y creatividad sin miedo y que les guían líderes inspiradores.

Una Empresa Saludable no es aquella que hace una campaña para ofrecer desayunos saludables entre sus empleados, pero luego los asfixia o anula promoviendo el presentismo.

Una empresa que quiera ser realmente saludable necesita en primer lugar un compromiso firme de todo el equipo directivo, y sumar aliados en prácticamente todas las áreas de su estructura (RRHH, PRL, Relaciones Laborales, Vigilancia de la salud, Producción,…) para obtener datos y así poder trabajar con métricas que nos ayudarán a tomar decisiones totalmente adaptadas a la realidad la empresa, bajando después a cada uno de sus trabajadores, porque se requiere de una transformación profunda en la manera de pensar, de actuar, incluso de moverse. Y esto no es cuestión de un fin de semana de “Team building” o 2 cursos de formación.

¿Por qué dejar en un mero “postureo” una decisión estratégica?

Estamos creando constantemente nuestra realidad. ¿Queremos que nuestra felicidad sea virtual y sólo una imagen hacia fuera? ¿Queremos que nuestros hijos sean realmente felices o que sólo aprendan a sonreír falsamente, pero por dentro se sientan desgraciados?

Si me maquillo, pero por dentro me siento fea, de nada servirá maquillarme, lo que transmitiré será inseguridad. Sin embargo, si mi transformación es auténtica, el brillo de mis ojos será el mejor maquillaje y lo que me haga bella. Las empresas, como sistemas formados por personas también brillan si son auténticas y están en sintonía con su verdadera Esencia. Transmiten felicidad, grandeza, frescura, creatividad, alegría, colaboración, armonía, elegancia, éxito. Para que estos adjetivos cobren vida, no se pueden falsear, deben surgir de las personas que trabajan en las organizaciones de manera auténtica, despertando y dejando el postureo a un lado.

¿Cómo convertirse en una Empresa Saludable?

1º Despertar:  Del mismo modo que con la transformación personal, se tiene que producir “el despertar”. Como la propia palabra indica, en un momento determinado de nuestra vida despertamos y nos damos cuenta que hemos vivido ciegos e inconscientes a nuestra propia Esencia, arrastrados por la inercia, por lo que hemos observado e imitado a nuestro alrededor y por lo que se espera de nosotros, pero nada tiene que ver con lo que realmente podemos llegar a Ser y sentir.

“Hay personas y empresas que jamás despiertan, y viven inconscientes toda su vida”.

Extrapolándolo a la empresa, los directivos tienen que experimentar este despertar para estar verdaderamente comprometidos con una transformación y no quedarse en el Postureo y la imagen atractiva de ser una Empresa Saludable.  Si los líderes despiertan podrán inspirar a toda la organización, pero si sólo es un directivo el que lo hace y los demás siguen dormidos en sus rutinas, por muy incómodas que sean, será un duro y difícil camino, quizás imposible.

2º Compromiso: Una vez hecho el click toca comprometerse con el proceso de transformación, designar a los responsables para llevar a cabo este nuevo proyecto de cultura organizacional, y dotar de recursos económicos suficientes para poder gestionarlo.

3º Diagnóstico: Es el momento de ponerse el mono de trabajo e introducirse en las entrañas de la organización para explorar dónde están los miedos, los frenos, las creencias limitantes, los tumores malignos que frenan la creatividad, la raíz del problema del absentismo y falta de productividad y motivación. No se trata solo de “rascar” y hacer un masajito, sino que tenemos que “abrir en canal” para mirar de cerca donde antes no te atrevías a mirar.

4º Acción y Acompañamiento: Es la fase de movimiento, salimos de la zona de confort. Aquí entra la formación, el acompañamiento, las herramientas, y lo que sea necesario para vencer esos miedos, y modificar los viejos patrones de comportamiento que se han tenido en la organización durante años, para así establecer las nuevas maneras de hacer y de pensar que nos conducirán a la nueva realidad de Empresa Consciente, Humana y Saludable.

5º Seguimiento e Indicadores: Todo proceso de transformación lleva su tiempo. Romper con hábitos requiere de voluntad, compromiso y paciencia, o mejor dicho, constancia, por eso es importante el seguimiento para afianzar la nueva realidad. Además no a todos les gustan las mismas cosas, debemos encontrar las mejores acciones y medirlas para saber si están funcionando.

6º Consolidación: con el ciclo de mejora continua PDCA, cuando alcanzamos un estándar de calidad pasamos al siguiente nivel. No se trata de quedarnos en una acción concreta que sea saludable, hemos iniciado el camino para consolidar el bienestar en la organización, seguiremos trabajando para mejorar cada día con pequeñas acciones.

¿Qué hace Humanas por tu empresa?

Humanas Salud Organizacional está formada por personas que caminando en nuestras propias transformaciones individuales nos cruzamos fruto del destino, buscando un objetivo común; un mundo mejor y más Humano, Empresas más Humanas, Conscientes y Auténticas. Cada uno de nosotros tiene una historia de transformación y crecimiento personal detrás, y sabemos que cada piedra en el camino nos ha traído un aprendizaje. Con nuestras experiencias ayudamos a las empresas que quieran despertar y crecer, que estén dispuestas a recorrer el camino para convertirse en una verdadera Empresa Saludable, donde el bienestar del empleado sea un objetivo real y no marketiniano en la estrategia de la empresa.

Si tu empresa está despertando, Humanas te acompaña en todo el proceso de transformación organizacional.

Ana Madrazo. Transhumanist Consultant en Humanas Salud Organizacional

Síguenos en @HumanasSO y Facebook. Participa en nuestro grupo de networking en LinkedIn

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete para recibirlos directamente en tu mail

¡ME SUSCRIBO!