Por qué no cuesta tanto cambiar

Cuando nacemos somos perfectos. Todos los niños son expresión de amor puro.